11 abr

Aquí como en tantos lugares, la Navidad comienza todos los años con pequeños gestos. Colocar el Belén en la entrada de la residencia de ancianos Elorduy, decorar los pasillos y los comedores…
Lazos, espumillones, velas, acebo… los dorados y los plateados, los rojos, verdes y blancos, las luces… Todo forma parte del atrezzo de la Navidad.

Todos esos detalles además hacen aflorar sentimientos de paz y concordia, encuentros con familiares y amigos, nostalgia por los seres queridos ya fallecidos…
La Navidad es una fiesta cristiana de la que medio mundo se hace partícipe. En estas fechas estamos más predispuestos a expresar valores humanos medio olvidados durante el resto del año.
A todos nos encantan las reuniones familiares o con los amigos y en la residencia de ancianos Elorduy se procura que estas fechas sean una prolongación de la vida en familia.

R.M.Martín