2 sep

El parque infantil de la Residencia de ancianos Elorduy (Barrika-Vizcaya) es ya una realidad. Gracias a la mediación del Ayuntamiento de Sopelana tenemos un parque infantil para que los niños que visitan a sus abuelos pueden fomentar las relaciones intergeneracionales.

A través de la mediación del Ayuntamiento de Sopelana, en la residencia de ancianos Elorduy se ha instalado un parque infantil con columpios para que los niños puedan disfrutar jugando cuando vienen a ver a sus abuelos.

Damos las gracias al concejal del Ayuntamiento de Sopelana,  Josu Landaluce, y al técnico Oscar Osorio Guerra que nos facilitó toda la información y nos ayudó con la ubicación e instalación del parque infantil que es ya una realidad en el geriátrico Elorduy.

ESPACIO DE JUEGO SEGURO

La tremenda actividad física que desarrollan los niños bien merece un espacio especial  en el que puedan dar rienda suelta a su imaginación. Por ello, en el geriátrico Elorduy se ha creado un espacio de juegos seguro.

En el suelo se han colocado losetas de  caucho y los columpios son de madera, un material natural, poco agresivo para que los niños puedan disfrutar sin peligro acompañados de sus familiares.

ABUELOS Y NIETOS DISFRUTAN JUNTOS

 Entre los abuelos y los nietos siempre ha existido un vínculo muy especial.

Para los nietos, los abuelos son la fuente de la experiencia. Los abuelos son los que mejor conocen a la familia, hacen partícipes a los nietos de sus propias raíces, narran historias del pasado,  les cuentan cómo eran sus padres cuando todavía eran pequeños…

Los abuelos son fundamentales en el desarrollo emocional de los nietos.

No existe quien pueda  remplazar a los padres, pero los abuelos son lo que más se acerca al amor por los hijos. Su amor es incondicional y sus historias son los tesoros que muchas veces dan a las generaciones más jóvenes un sentido de identidad.

En contrapartida, para los abuelos, los nietos son ese soplo de aire fresco que renueva el otoño de su existencia.

Para el abuelo que tiene alguna dificultad médica, el mantener el contacto con sus nietos les ayuda a sentirse mejor por la alegría que proporcionan los niños y porque saben que su papel dentro de la familia es de gran utilidad.

R.M.Martín