1 jul

Fernando Botanz, a la derecha, vestido de época, hablando con una señora también disfrazada. En la Plazuela de Santiago en el 2º Desfile Bilbao 1900. 30 junio 2013.Fernando Botanz, afamado director de siete coros en Bizkaia, estuvo actuando en la residencia de ancianos Elorduy (Barrika-Vizcaya) junto al coro de Berango Aurrera Beti enmarcado en un programa de actuaciones corales de los municipios cercanos.

Fernando Botanz, al cual le gusta definirse como uno de los últimos románticos, amante de los primeros años del siglo XX, está completamente entregado a su labor como director de varios coros de Vizcaya “a los que acuden personas de todas las edades con el propósito de disfrutar a través de la música”, explica Botanz.  En sus coros se cantan “canciones populares vascas, habaneras, fragmentos de zarzuelas, etc.” y  ofrecen conciertos por toda Vizcaya, razón por la cual pudimos disfrutar de su arte y profesionalidad.

El gran entusiasmo que se percibe en sus actuaciones, junto con la cuidada interpretación del coro de Berango Aurrera Beti, hicieron las delicias del público de la residencia de ancianos de Barrika (Vizcaya) que  disfrutaron de la función y desearon que no tuviera fin.

CANCIONES POPULARES

El coro de Berango Aurrera Beti interpretó canciones populares vascas, habaneras, fragmentos de zarzuela, etc. Al finalizar, Fernando Botanz expresó su agradecimiento por la calurosa acogida que le dieron los residentes del geriátrico Elorduy y se comprometió a volver todos los años a finales de junio.

Para ver la actuación pincha en el enlace del vídeo:

Fernando Botanz y el coro de Berando Aurrera Beti

 

DIRECTOR POLIFACÉTICO

Fernando Botanz, cuarenta y seis años, natural de San Sebastián, estudió Bellas Artes en la Universidad del País Vasco en Leioa . Es pianista, dibujante, director de coro y coleccionista de objetos de 1900 a 1920.

En la actualidad dirige 7 coros en Bizkaia (Bilbao, Berango, Galdakao…), y anualmente realiza el desfile Bilbao 1900. La segunda edición de este pase se celebró el sábado 29 de junio a las doce en la Plaza de Santiago en Bilbao. Desfilaron 80 personas vestidas de época y 20 txistularis ambientarían el evento.

Fernando encuentra el material para sus desfiles en tiendas de antigüedades y rastrillos. En cuanto a la dificultad para acertar con este tipo de artículos, nos manifiesta que para él “es fácil encontrar pequeños tesoros de época donde otros no ven más que porquería”.

Este amor a las antigüedades le ha llevado a regalar al Museo de San Telmo alrededor de 1400 piezas y al Museo Balenciaga otras 100 piezas.

En la fotografía de este post podemos ver que Fernando Botanz (a la derecha)  un personaje realmente singular que parece haber salido de una de esas fotografías en blanco y negro para devolvernos el encanto del siglo XX.

 

R.M.Martín